Omite el contenido
Confianza y seguridad

Tu seguridad es nuestra prioridad

Para que puedas sentirte como en casa en cualquier rincón del mundo es necesario establecer una confianza basada en expectativas coherentes del comportamiento de los anfitriones y los huéspedes. Hemos establecido estas estándares de la comunidad como guía de conducta y para concretar los valores que representan las bases de nuestra comunidad global.

Este documento se actualiza con regularidad, ya que nunca dejamos de pulir la estrategia que nos permite satisfacer las necesidades de nuestra comunidad. Estos cinco estándares —seguridad, protección, trato justo, autenticidad y fiabilidad— son los pilares básicos de la labor que contribuye a garantizar la seguridad y fomentar el sentido de pertenencia. Nos esforzamos continuamente por afianzarlos y ponerlos en práctica.

Seguridad

Tu experiencia con Airbnb empieza en el momento en que decides lanzarte a la aventura. Eso solo es posible cuando confías en la comunidad y te sientes seguro. Por consiguiente, te pedimos que te abstengas de poner en peligro o amenazar a los demás.

Autolesionarte o herir a otras personas

No debes cometer agresiones físicas, agresiones o abusos sexuales, acoso sexual, violencia doméstica ni robos o realizar trata de personas, así como ningún otro acto de violencia, ni retener a nadie en contra de su voluntad. Los miembros de organizaciones peligrosas, como grupos terroristas, organizaciones criminales o agrupaciones racistas violentas, no son bienvenidos en nuestra comunidad. Airbnb se compromete a colaborar con las fuerzas del orden como sea necesario y responder a sus solicitudes válidas.

Nos tomamos el suicidio, la autolesión, los trastornos de la alimentación y el consumo de drogas duras muy en serio, y trabajamos para ayudar a las personas atrapadas en este tipo de situaciones.

Amenaza a otros usuarios

Ni tus palabras ni tus acciones deben transmitir la intención de dañar a nadie. Nos tomamos las amenazas de autolesión tan en serio como las acciones: es posible que intervengamos si nos enteramos de alguna.

Generar situaciones peligrosas

No debes tener armas sin las medidas de seguridad necesarias, posibles focos de infección o animales peligrosos en tu alojamiento, ni mantener condiciones que aumenten la probabilidad de que se produzca un incendio o que impidan la evacuación del espacio en caso de emergencia.

Seguridad

Los miembros de la comunidad de Airbnb comparten sus alojamientos, vecindarios y experiencias. Ya sea que vayas a abrir tu casa para alojar huéspedes o que vayas a hospedarte en casa de un anfitrión, debes sentirte seguro siempre. Te rogamos que respetes la propiedad, la información y las pertenencias ajenas.

Robar, vandalizar o extorsionar

No debes llevarte nada que no sea tuyo, utilizar las posesiones de los demás sin permiso, realizar copias de sus llaves o documentos de identidad, dañar la propiedad de los demás, negarte a abandonar un alojamiento cuando la estadía ha concluido, ni amenazar con dar una valoración negativa, o con penalizar o perjudicar de algún otro modo, para obtener una compensación u otros beneficios.

Correo no deseado, suplantación de identidad o fraude

No debes llevar a cabo transacciones fuera de la plataforma; apartar, cometer fraude crediticio o lavado de dinero; intentar desviar tráfico a otros sitios o productos no relacionados con el mercado; desviar pagos hechos a terceros; abusar de nuestro sistema de referencias; o levantar falso testimonio en contra de otro miembro de la comunidad.

Atentar contra la privacidad o los derechos de propiedad intelectual de los demás

No se debe espiar a los demás. No está permitido colocar cámaras en el alojamiento, a menos que hayas avisado al respecto y que estén visibles. Incluso en dicho caso, nunca puedes colocarlas en espacios privados (como los baños o las zonas donde se duerme). No debes acceder a cuentas ajenas sin autorización ni infringir los derechos de los demás relacionados con la privacidad, la propiedad intelectual o las marcas.

Trato justo

La comunidad internacional de Airbnb es tan diversa, singular y dinámica como el mundo en el que vivimos. Ser justos los unos con los otros es lo que nos une, lo que permite que nos integremos en un grupo a la perfección y que sintamos que podemos disfrutar de cualquier rincón del planeta.

Conducta discriminatoria o incitación al odio

Debes tratar a todo el mundo con el respeto que se merece. Por eso, es importante que cumplas todas las leyes relacionadas con este asunto y no discrimines a otras personas en función de su color de piel, etnia, nacionalidad, religión, orientación sexual, género o identidad de género, discapacidad o enfermedad. Por descontado, no toleramos los insultos u ofensas a otras personas por estos motivos.

Intimidar o acosar a otros miembros o usuarios

No debes compartir información personal de terceros para humillarlos o chantajearlos, ni someter a los demás a un comportamiento no deseado, ni difamarlos ni infringir las normas relativas a las reseñas y el contenido.

Causar molestias en el vecindario

No debes perturbar los espacios comunes, usar a los vecinos como “personal de recepción”, constituir una molestia permanente para los que te rodean ni ignorar de forma constante las inquietudes de los vecinos o la comunidad.

Autenticidad

Queremos que tu experiencia en Airbnb esté llena de momentos memorables y aventuras sorprendentes. Dado que nuestra comunidad se basa en la confianza, la autenticidad es esencial: hay que equilibrar las expectativas de los anfitriones y los huéspedes, interactuar de forma franca y proporcionar datos precisos.

Proporcionar datos falsos sobre ti

No debes proporcionar un nombre o una fecha de nacimiento falsos, utilizar el alojamiento con fines comerciales o para celebrar eventos o fiestas sin la aprobación del anfitrión, tener cuentas duplicadas o registrarte si eres menor de 18 años.

Proporcionar datos falsos sobre los espacios

No debes reflejar una disponibilidad en el calendario que no se corresponda con la realidad, incluir datos imprecisos en los detalles del anuncio (como, por ejemplo, mentir sobre el tipo de propiedad o el lugar en el que se encuentra), cambiar un alojamiento por otro, crear anuncios fraudulentos, dejar reseñas falsas, aplicar precios engañosos u ocultar información sobre posibles peligros o problemas de habitabilidad.

Vender un servicio en lugar de ofrecer una experiencia

Airbnb comenzó como una forma de permitir que las personas compartieran sus hogares. Si bien hemos crecido desde entonces y el alojamiento compartido se ha expandido a todo el mundo, seguimos pensando que los anuncios no deben ser una mera transacción, sino que deben ofrecer un lugar en donde los demás puedan sentirse parte.

La fiabilidad

Cada experiencia con Airbnb es única y cada detalle es propio de un alojamiento, un vecindario y un anfitrión. Dado que en nuestra comunidad asumimos compromisos sobre la base de esos detalles, debemos poder confiar en la fiabilidad de los demás, ya sea en cuanto a la comunicación oportuna, al estado del alojamiento o a las expectativas que generamos.

Ofrecer espacios inhabitables

No debes anunciar espacios que no tengan agua corriente o electricidad, si no lo indicaste previamente, o que no cumplan las condiciones mínimas de higiene. Tampoco debes ofrecer espacios que no constituyan verdaderas dependencias para dormir (por ejemplo, ofrecer material para acampar), que no vayan a permanecer en el mismo sitio durante la estadía (por ejemplo, ofrecer embarcaciones en movimiento) o que no tengan acceso a instalaciones sanitarias propias (por ejemplo, indicar a los huéspedes que utilicen los baños públicos).

Romper compromisos

Salvo por causas de fuerza mayor, no deberías cancelar tus reservaciones después de la fecha límite marcada por la política de cancelación. Tampoco debes impedir que se produzca la llegada del huésped, evitar realizar un pago o infringir las reglas de la casa.

No responder ante consultas o necesidades

No deberías recibir reseñas negativas de forma continua y reiterada, desentenderte de tus huéspedes durante el proceso de reservación o la estadía, olvidar facilitarles un medio de contacto adecuado o negarte a participar en nuestros procesos de resolución.