Omite el contenido
Regístrate
Inicia sesión
Alquileres de lujo en Marruecos

Alquileres de lujo en Marruecos

Encuentra y reserva alojamientos únicos en Airbnb

Los alquileres vacacionales de lujo mejor valorados en Marruecos

Los huéspedes están de acuerdo: estas estadías están muy valoradas por su ubicación, limpieza y otros aspectos.

Villa Zin
LUXE
Villa completa · 16 huéspedes · 8 camas · 8 baños

Villa Zin

Dar Moucha
LUXE
Villa completa · 12 huéspedes · 6 camas · 6 baños

Dar MouchaPalm-lined designer villa near Atlas Mountain

Dar El Sadaka
LUXE
Villa completa · 16 huéspedes · 9 camas · 13 baños

Dar El SadakaWhimsical villa on 25 acres of private gardens

Alojamientos de lujo para todos los gustos

El alojamiento ideal para la escapada con la que estás soñando

  • Alojamientos destacados
  • Reservas flexibles
  • Alojamientos listos para reservar

Servicios populares en los alquileres vacacionales de lujo en Marruecos

  • Cocina
  • Wifi
  • Piscina
  • Aire acondicionado
  • Propiedad cerrada

Otros alquileres vacacionales de lujo en Marruecos

Masalva
LUXEVilla completa
Masalva
Q12,008 por noche
Villa Belya
LUXEVilla completa
Villa Belya
Q9,985 por noche
Villa Grace
LUXEVilla completa
Villa Grace
Q7,769 por noche
Villa Mexance
LUXEVilla completa
Villa Mexance
Q11,463 por noche
Dar Tifiss
LUXEVilla completa
Dar Tifiss
Q8,064 por noche
Villa Pars
LUXEVilla completa
Villa Pars
Q11,463 por noche
Palais Tika
LUXEVilla completa
Palais Tika
Q15,288 por noche
Villa Adnaa
LUXEVilla completa
Villa Adnaa
Q12,332 por noche
Villa DKZ - Dar Kounouz
LUXEVilla completa
Villa DKZ - Dar Kounouz
Q7,898 por noche
Villa Acqua
LUXEVilla completa
Villa Acqua
Q15,084 por noche
Villa Boudha
LUXEVilla completa
Villa Boudha
Q10,161 por noche
Villa La Baraka
LUXEVilla completa
Villa La Baraka
Q18,474 por noche

Todo sobre Marruecos

¿Sueñas con unas vacaciones inolvidables en Marruecos?

Con el océano al oeste, el desierto al este y la cordillera del Atlas que atraviesa el centro del país, Marruecos es un lugar repleto de sorpresas. Este país del Magreb reúne influencias de multitud de culturas, así que lo tiene todo para estimular tu sentidos y cautivarte con su luz dorada.

En Marruecos siempre te espera algo nuevo. Es probable que tu viaje comience en la ciudad costera de Casablanca, famosa por el clásico cinematográfico de Humphrey Bogart. Aquí podrás visitar la segunda mayor mezquita del mundo y admirar las huellas moriscas y art déco. A los amantes del surf les espera Esauira, una localidad costera con suave brisa y el oleaje ideal para sacar brillo a la tabla y lanzarse al agua. Otros destinos populares son Agadir, Tánger, Fez y Rabat, cuya vida gira en torno a las laberínticas medinas, aparentemente caóticas, pero que se rigen por su propio orden. Marrakech, a menudo llamada «la ciudad roja», es un hervidero de turistas, ¡y no es ninguna sorpresa! Con su bulliciosa plaza y su proximidad con el desierto, ideal para hacer excursiones, este núcleo urbano es la puerta de entrada ideal para quienes vienen a Marruecos por primera vez.

Las lenguas oficiales de Marruecos son el árabe y el bereber, aunque el francés también está extendido y se enseña en las escuelas. El islam es la principal religión del país, de ahí que cinco veces al día resuene la llamada a la oración por las calles, especialmente en las medinas. En los espacios públicos, es importante vestir de forma conservadora, de modo que tanto los hombres como las mujeres deben cubrirse las rodillas, los hombros y el vientre.

Antes de planificar tu viaje, es importante que tengas en cuenta cuándo es el Ramadán y cómo podría afectar a tu visita. Esta celebración religiosa dura un mes, y las fechas dependen del calendario lunar islámico. Se trata de un período de reflexión, oración y buenas acciones. Durante este mes, los musulmanes hacen ayuno desde el amanecer hasta que se pone el sol, no hay mucha gente en los zocos y los mercados, y es posible que los lugares de interés histórico tengan horarios de apertura reducidos. Las personas que no sean musulmanas pueden comer, beber y fumar en la intimidad de sus viviendas o alojamientos, pero tienen prohibido hacerlo en público.

¿Qué puedes hacer en Marruecos?

Marruecos tiene una interesante topografía que te ofrece posibilidades muy diversas. Paseos en camello sobre la arena dorada del desierto, esquí o senderismo por las cumbres montañosas, un día de relax en un hammam tradicional... Busques lo que busques, será una experiencia inolvidable.

Callejea hasta la plaza Djemaa el-Fna, el centro neurálgico de Marrakech

La mayor plaza de toda África, Djemaa el-Fna en Marrakech, es un verdadero torbellino de colores, olores y sonidos. Aquí los vendedores ambulantes instalan sus puestos y venden productos variados: bolsos de cuero hechos a mano, aromáticas especias, azulejos de colores, farolillos con mosaicos de cristal, joyas tradicionales y mucho más. Por toda la plaza se respiran deliciosas fragancias en un entorno pintoresco aderezado con música tradicional, encantadores de serpientes, cuentacuentos y puestos de comida.

Recarga las pilas en un hammam tradicional

El hammam marroquí es el lugar idóneo para desconectar tras un largo día callejeando. La limpieza y la purificación son principios fundamentales de la fe islámica, de modo que ir al hammam es uno de los rituales preferidos de la gente local. Normalmente, la visita comienza en una sala de vapor, seguida de un tratamiento exfoliante y otro con arcilla.

Adéntrate en las increíbles montañas del Atlas

La cordillera del Atlas atraviesa el norte de África y cruza Marruecos, Argelia y Túnez. La montaña más alta de esta región, Jbel Toubkal, con más de 4000 metros, se encuentra a solo 65 kilómetros al sur de Marrakech. Si buscas una buena dosis de adrenalina, aquí podrás hacer esquí o senderismo, e incluso pasar la noche en uno de los campamentos base que encontrarás de camino.

Un viaje al pasado con las tumbas saadíes

Construidas entre 1578 y 1603, estas cámaras funerarias en Marrakech fueron descubiertas en 1917. Esta verdadera joya arquitectónica es el lugar donde descansan 60 miembros de la dinastía Saadí. Viaja atrás en el tiempo sumergiéndote en estas hermosas construcciones, con sus techos abovedados, sus superficies de mármol, sus grabados en madera y sus impresionantes mosaicos.

De compras por los zocos

Los mercados árabes, más conocidos como «zocos», son característicos de las ciudades marroquíes. Estos laberintos de puestos y colores son también el punto de encuentro de la gente local, que acude para intercambiar productos y adquirir verdaderas maravillas. Regatear es una práctica habitual, de ahí que los precios inicialmente sean elevados, sobre todo para los turistas. Si vas a adquirir un artículo costoso, como una alfombra marroquí, seguramente el propietario de la tienda te invite a un té de menta dulce mientras te lo piensas.

Explora los desiertos de Agafay y el Sáhara

Aunque Marruecos tiene varios desiertos, los más populares son el de Agafay y el Sáhara, este último a solo una hora de Marrakech por carretera. Tu asesor de Luxury Retreats puede organizarte un paseo en camello y una estancia en un campamento bereber, una oportunidad fantástica para descubrir cómo era el país en el pasado. Y aunque montar en camello no es lo más cómodo del mundo, contemplar las estrellas en su máximo esplendor desde las frías dunas del desierto es, sencillamente, una experiencia inolvidable.

Un toque de color en los jardines de Majorelle

Estos jardines fueron creados por el artista francés Jacques Majorelle en 1923, y sesenta años después los compraría Yves Saint Laurent para restaurarlos. Según el diseñador de moda, Marrakech le enseñó lo que es el color. Encuentra inspiración en este asombroso jardín repleto de palmeras verdes, impresionantes cactus y flores tropicales.

Date un chapuzón en las cascadas de Ouzoud

¿Te apetece una aventura en la naturaleza? En ese caso, no dudes en desplazarte hasta las cascadas de Ouzoud, a unos 150 kilómetros de al noreste de Marrakech. Tanto a los lugareños como a los turistas les encanta bañarse a los pies de las distintas cascadas, pasando de una altura a otra. Aguas abajo encontrarás algunos restaurantes donde saborear un zumo de naranja recién exprimido y deliciosos platos locales.

Deleita a tu paladar con la comida local

Los platos marroquíes son tan contundentes como sabrosos, ¡y como más se disfrutan es compartiéndolos! Por supuesto, un viaje a Marruecos tiene que incluir un tajín tradicional, acompañado de un trozo de delicioso y tierno pan marroquí. Este plato se prepara combinando especias, verduras, frutas deshidratadas y normalmente también carne, todo ello cocinado en una olla de barro que da nombre al plato. Los ingredientes se guisan juntos durante horas, combinando así sus sabores.

Si te encuentras en Marruecos durante el Ramadán, es posible que te inviten a compartir un tazón de harira. Durante la celebración, esta exquisita sopa de tomate, cordero y alubias es un clásico entre los musulmanes cuando llega la hora romper el ayuno diario. Y si te quedas con ganas de más, acompaña la sopa con una chebakia, un pastelito frito que combina a la perfección con este plato.

¡Y no olvidemos el cuscús, uno de los platos imprescindibles de los hogares marroquíes! Por lo general, se sirve sobre la carne con verduras al vapor machacadas contra los lados del recipiente, pero existen distintas variantes en función de la zona donde te encuentres. Los bereberes, por ejemplo, lo sirven con suero de mantequilla para que resulte aún más nutritivo.

Casas vacacionales en Marruecos seleccionadas solo para ti

Villas cerca de la medina

Si visitas Marrakech, las villas que encontrarás en los alrededores de la medina pueden proporcionarte un pequeño remanso de paz en el corazón de la ciudad. A solo 10 minutos en coche de la medina, las propiedades que te ofrece Luxury Retreats cuentan con personal y todos los servicios necesarios para que te sientas como en casa. Después de un ajetreado día de regateos y compras, sumérgete en tu hammam privado para recargar las pilas y termina el día con un masaje en tu propia villa. Por la mañana, disfruta de un desayuno marroquí tradicional en el balcón, dejándote maravillar por las vistas de la imponente cordillera del Atlas. Por las noches, te espera un cielo repleto de estrellas y una tranquila piscina revestida de piedras de mosaico, o también puedes acercarte a la ciudad siguiendo las recomendaciones de tu chófer.

Villas en La Palmeraie

En el extremo norte de Marrakech se encuentran los jardines tropicales La Palmeraie, un oasis de palmeras, olivos y plantas aromáticas. Rebosante de exuberante belleza y pinceladas refrescantes de color, esta verde finca alberga algunos resorts de primer nivel, como Nikki Beach, así como varios campos de golf de renombre. Las villas en La Palmeraie ofrecen la combinación perfecta de lujo y proximidad con los principales puntos de interés de Marrakech.

Las villas que Luxury Retreats ofrece en La Palmeraie están rodeadas de una densa vegetación y ofrecen vistas inigualables a las cumbres nevadas del Atlas. Es, por tanto, el enclave ideal para disfrutar del atardecer con un té de menta caliente entre las manos. Aunque la inconfundible arquitectura árabe te recordará que estás en Marruecos, el entorno y los servicios están a la altura de las mansiones de Palm Springs. Date un capricho en el hammam o sumérgete en las piscinas infinitas y las bañeras de hidromasaje que incluyen las instalaciones. Y si no quieres descuidar tu actividad física durante el viaje, también tienes a tu disposición un campo de golf y canchas de tenis. Eso sí, después de un rato sudando la camiseta, no dejes de darte un chapuzón en la piscina antes de sentarte a cenar los deliciosos platos locales que tendrá preparados el chef de la villa. ¡Buen provecho!